INICIO  |  CONTÁCTENOS  |  SOBRE RLLC  |  LIMITACIONES

 

Indice de rubros:

EL DIARITO

ENVIA UN CLASIFICADO...

SI TENES CEREBRO USALO

Usar casco o no: el daño cerebral o la muerte puede ser la diferencia

A pesar de que muchas personas saben que la ley Nacional de Tránsito establece como obligatorio el uso de casco para quienes circulan en motos o ciclomotores, un porcentaje importante no lo usa.

La obligatoriedad establecida por esta norma nacional no es caprichosa y responde a una cantidad importe de medidas que sirven para salvar vidas.

Un informe difundido por la Asociación Civil ¨Luchemos por la Vida¨ explica que los cascos salvan vidas al evitar golpes y heridas en la cabeza, devastadoras y discapacitantes. Los motociclistas que no usan casco tienen mucho más alto riesgo de muerte o de sufrir lesiones permanentes. La Oficina General de Contaduría de Estados Unidos (GAO) ha estudiado y probado que:

¨ Los motociclistas que usan el casco tienen un 73% menos de mortalidad que los que no usan el casco.

¨ Los motociclistas que usan el casco tienen hasta un 85% menos de lesiones graves que los que no usan casco.

En su "Reporte al Congreso: Beneficios del Cinturón de Seguridad y Cascos de Motocicletas", la estadounidense NHTSA (Administración Nacional de Seguridad del Tránsito) confirma los hechos:

¨ Los cascos de motocicleta tienen una efectividad del 67% en la prevención de lesiones cerebrales.

¨ Los motociclistas que no usan el casco tienen tres veces más posibilidades de sufrir daños cerebrales que los que lo usan.

El mismo informe desmuestra como muchas de las creencias populares que sirven de argumento para quienes no lo utilizan, son solo mitos que se transformaron en verdades aceptadas.

Mitos y realidades sobre el casco

Mito: "El casco afecta mi visión, no veo bien de costado"

Realidad: Rebatido por los datos científicos. La visión periférica es de entre 200º y 220º. Los estándares de seguridad internacionales requieren que los cascos provean 210º de visión. Alrededor del 90% de los accidentes suceden dentro de un rango de 160º (la mayoría restante son choques por atrás), así que está claro que los cascos no afectan la visión periférica y no contribuyen a los choques.

Mito: "Con el casco no puedo oir bien los sonidos de la calle".

Realidad: Rebatido por la ciencia. Los cascos reducen la sonoridad de los ruidos, pero no afectan la capacidad del motociclista de distinguir entre diferentes sonidos. La Universidad de California del Sur realizó 900 investigaciones profundas sobre accidentes con motos en el lugar del accidente y no detectó ningún caso en el que el motociclista no pudiera escuchar un sonido crucial del tránsito. Más aún, algunos estudios indican que los cascos son útiles para reducir el sonido del viento y proteger la audición.

Mito: "En caso de accidente, los cascos provocan heridas en el cuello o médula espinal".

Realidad: La investigación ha probado que esto no es verdad. Cinco estudios revisados por la GAO mostraron una mayor incidencia de lesiones severas en el cuello en aquellos motociclistas que no usan casco. Un estudio en Illinois, Estados Unidos, halló que los cascos reducen el número de heridas graves en la médula espinal.

Mito: "Las leyes del uso del casco son inconstitucionales, violan los derechos individuales".

Realidad: Las cortes europeas y americanas han reconocido en forma constante que las leyes del uso del casco no violan el derecho individual . Todas las normas de tránsito requieren que los individuos actúen de una cierta forma, más allá de que lo quieran o no. Por ej., detenerse ante el semáforo, dar prioridad a los peatones, respetar el sentido del tránsito, etc. La legitimidad de éstas y otras disposiciones, se basa en que están dispuestas para la protección de la propia vida y la de los demás miembros de la sociedad. Las leyes del uso del casco no son diferentes a éstas.

Mito: "Si me mato es asunto mío, sólo yo me perjudico".

Realidad: Para la sociedad, la muerte o discapacidad permanente de un individuo tiene consecuencias económicas y sociales serias, diversas y perdurables en el tiempo; desde el momento mismo en que se produce el accidente y la salud pública asiste al herido, lo levanta y lo traslada a un hospital público donde se le brinda toda la atención y tratamientos posibles. Si, después de recuperarse, queda con alguna discapacidad que le impide continuar con su trabajo anterior, se le brinda una pensión por incapacidad y la atención que pueda necesitar tanto él como su familia; por ello resulta indiscutible que el daño no es solamente personal. Si fallece, además de la pérdida de su capital laboral, el pago de pensiones y la atención para sus seres queridos implican cargas para la sociedad.

Mito: "Las motocicletas son un pequeño porcentaje de los vehículos registrados, por lo tanto los accidentes de motocicletas representan una minúscula carga para la sociedad"

Realidad: El índice de mortalidad por milla viajada es 16 veces mayor para los motociclistas que para los que viajan en auto, y el índice de heridos es 4 veces mayor.

LLEVÁTELA CONTIGO REVISTA DE INTERÉS GENERAL | Nro. Reg. Prop. Int. 556491 Prohibida su reproducción total o parcial